El Festival Vilamon, el primer festival de turismo responsable de España, da el pistoletazo de salida con un programa cargado de actividades repartidas por diferentes barrios de Barcelona desde el 4 y el 27 de mayo. 

En la cuarta edición del evento, el objetivo del festival sigue siendo el mismo: abrir formatos de divulgación y espacios de diálogo a los residentes de una ciudad que día a día sufre los impactos de la masificación turística. “El mensaje que transmitimos a través de nuestro lema  Festival Vilamon `anfitriones y viajeros´ es mostrar ambas caras del turismo entendiendo que todos somos viajeros y ciudadanos,” nos cuenta Alejandro González, director del programa, “Somos una sociedad móvil, en constante movimiento y con posibilidad de movilidad a una escala global, tecnológica y físicamente hablando, por lo tanto somos parte de la solución del problema. Podemos vivir en una ciudad turística como es Barcelona y ser viajeros a la vez. Trabajar esta doble visión es el objetivo que perseguimos mediante las 40 actividades que proponemos a lo largo del festival”.

¿Qué podemos encontrar en el Festival Vilamon 2017?

Durante los 24 días de duración, podremos encontrar un programa de debates abiertos, cuyo objetivo es abrir espacios de divulgación para la ciudadanía abarcando tres cuestiones clave sobre los impactos de la industria turística en Barcelona: cruceros, gentrificación y la igualdad de género en el sector.

“En el debate sobre cruceros queremos abarcara el turismo como una cuestión de salud pública realizando un análisis de la contaminación atmosférica de la ciudad en los últimos años.” Explica Alejandro, “pretendemos abordar el tema de la gentrificación y sus conexiones con el turismo, los impactos que tiene en barrios de la ciudad como Poble Nou, así como el papel de que tienen hoy en dia los movimientos sociales en la lucha contra esta nueva corriente. A través del debate de género queremos, entre otros temas, hacer una invitación a feminizar el sector privado del turismo, poniendo sobre la mesa las externalizaciones y la precarización laboral de las camareras de piso”.

Además de estos debates, este año el festival cuenta con un espacio dedicado al turismo responsable dentro de la feria Biocultura, el Mercat de la Terra y otros enclaves de la ciudad. Para este efecto se han se han organizado 13 charlas impartidas por viajeros, operadores y escritores que compartirán tanto historias de viaje, como otras cuestiones relacionadas con la ética del viaje, el turismo de proximidad y la gastronomía. Como nos explica Alejandro, “queremos ser una fuente de inspiración sobre cómo viajar con valores éticos, descubrir otros lugares o al menos viajar dejando un impacto positivo en los lugares”.

Por si esto fuera poco, también se han organizado más de 20 itinerarios por todos los distritos de Barcelona con el objetivo de, según Alejandro, “redescubrir nuevas realidades urbanas, conocer mejor nuestra memoria y nuestro patrimonio, generando una custodia del patrimonio local”. A lo que añade, “generar un bagaje cultural es un elemento central para que el patrimonio se mantenga y se valore por los ciudadanos, sus custodiadores, lo que a la vez nos hará respetar el patrimonio de otros lugares cuando viajamos”.

Algo característico de este festival es la idea de poder generar una red de empresas comprometidas con los viajes responsables y el ocio urbano, capaces de proyectar la idea del turismo como una industria que puede general extra-polaridades positivas en una ciudad donde el turismo abarca titulares casi diariamente.  Desde Travindy participamos activamente en este festival a través de nuestra serie “historias del turismo responsable”, donde contaremos la historia de estos emprendimientos, valorizando sus planteamientos sobre el turismo en la ciudad.