Equality in Tourism es una organización internacional sin ánimo de lucro, con sede en Reino Unido, especializada en promover la igualdad de género en el turismo y alzar la voz sobre diferentes temas que afectan a mujeres en todo el mundo. En esta entrevista Angela Rodriguez habla con Daniela Moreno Alarcón, su directora, sobre la importancia de conseguir una industria turística más igualitaria para reducir la pobreza, fomentar el desarrollo sostenible humano, mejorar la ética del sector y atacar el turismo con fines sexuales.

Angela: Cuando hablamos de igualdad de género en el ámbito turístico, ¿a qué nos referimos exactamente?

Daniela: Nos referimos a que ningún modelo turístico, incluidos los que se promueven como menos nocivos, será lo suficientemente sostenible y responsable si no incorpora de manera real y sostenida el enfoque de género y el empoderamiento de las mujeres. Esto implica dar una vuelta de tuerca a todas las declaraciones, los instrumentos de planificación, gestión y análisis relacionados con el turismo y, sobre todo, a la actitud

de quienes planifican el turismo (sector público, sector privado, academia, sector social y movimientos sociales) y consumen el turismo, es decir las y los turistas.

Incluir el enfoque de género en el turismo es una acción clara y concreta no sólo para reducir la pobreza, también para invertir inteligentemente en esa reducción. De esta manera, en Equality in Tourism creemos firmemente que si no se incorpora el enfoque de género en el turismo no habrá un desarrollo turístico sostenible y menos todavía aquel que tenga interés por cumplir los derechos humanos.

Angela: Me llama mucho la atención el concepto que mencionas sobre ‘invertir inteligentemente en la reducción de la pobreza mediante la igualdad de género’. ¿Nos puedes proporcionar más información sobre este concepto?

Daniela: El turismo es una industria que mueve a millones de personas, situación que ha ocurrido gracias a su expansión a nivel mundial bajo el discurso de la reducción de la pobreza y el fomento del desarrollo sostenible. De ahí, que la mayoría de los países, sobretodo los países en desarrollo, han dirigido todas sus políticas a la potenciación de este sector porque lo perciben como una estrategia de reducción de la pobreza.

La igualdad de género permite ver lo que para la mayoría no es evidente: la desigualdad de género y el des-empoderamiento de las mujeres es una causa estructural de la pobreza no sólo en términos monetarios sino también en el desarrollo de capacidades, autonomía y autoestima. Por ejemplo, la mayoría de las personas que trabajan en el turismo son mujeres, pero la mayoría de ellas trabaja en empleos precarios, flexibles y sexistas. Dicha situación empobrece el empleo en el turismo en su totalidad, a mujeres y a hombres, porque se incumplen los principios del trabajo  decente. Si mejoramos la situación de las trabajadoras del turismo, es decir si invertimos inteligentemente, estamos favoreciendo a toda la industria.

Angela: ¿Nos podrías proporcionar algunos ejemplos de problemas concretos asociados a la desigualdad de género en el turismo?

Daniela: En España la externalización del trabajo de las camareras de piso, producto de la reforma laboral, dejó totalmente desprotegidas a estas trabajadoras. Ni que decir el desgaste físico, incluso algunas se alimentan de ibuprofeno. Es totalmente inaceptable. Equality in Tourism en 2013 hizo un informe que desveló que las mujeres aun cuando participan en el turismo, no están en los cargos donde se toman las decisiones. De un total de 78 empresas turísticas de Reino Unido, sólo el 15,8% de las directivas es liderada por una mujer, y no hay mujeres en más o menos un cuarto de ellas.

Por otro lado aparece el turismo sexual. Aquí la situación es extremadamente grave porque en Europa hay mucha trata de mujeres y niñas con un fin sexual por lo que muchas veces el turismo sexual es en realidad un eufemismo tras es el que esconde la explotación sexual de mujeres y menores en el turismo. Los cuerpos de las mujeres son convertidos en atractivos turísticos por lo que cualquier hombre puede tener acceso a cualquier mujer, solo es cosa de preguntarle al taxista, al botones, etc. Se calcula que el “turismo sexual” mediante la trata de mujeres mueve entre 8 a 7 millones de personas al año. España es uno de los destinos más apetecidos.

Angela: Durante el Festival Vilamón 2017 vas a participar en una mesa redonda sobre ‘Mujeres, Turismo y Trabajo’. ¿Cuál es el objetivo de este foro?

Daniela: La mesa de trabajo incidirá en la igualdad de género en el empleo en el turismo, sobretodo en el sector hotelero. El objetivo es sensibilizar sobre la importancia de abordar el empleo en el turismo desde la perspectiva de género y en definir las estrategias de igualdad en el sector hotelero para la próxima década, en un tono crítico y constructivo. Por mi parte compartiré las reflexiones sobre esta temática, algunas de ellas producto del trabajo que estoy realizando con Albasud. Tendré la suerte de compartir mesa con Isabel Castro (Directora General de Trabajo, Economía Social y Salud Laboral, Govern Illes Baleares), Pepi Garcia (Directora de Igualdad, Melia Hotels) y Laia Soldevia (Periodista).

Angela: Enfocar el problema de género desde el punto de vista de la hostelería es un vínculo muy importante para trabajar sobre los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) establecidos por la ONU, ¿qué otros vínculos existen entre la igualdad de género, el turismo y los ODS?

Daniela: La Agenda 2030 (que contiene los ODS) subraya que “no es posible realizar todo el potencial humano y alcanzar el desarrollo sostenible si se sigue negando a la mitad de la humanidad el pleno disfrute de sus derechos humanos y sus oportunidades”. Asimismo, señala que el mainstreaming de género ha de ser aplicado de forma sistemática y continua, es decir el análisis de género no debe quedar acotado sólo en el ODS5 (que hace una referencia específica a la igualdad de género) porque eso sería diluir el mainstreaming de género en el resto de los ODS. El turismo forma parte de los ODS situación que sentencia su responsabilidad activa con el desarrollo sostenible humano sobre todo en materia de empleo y protección del medio ambiente.

Yo creo que fomentar medidas para disminuir la desigualdad de género en el empleo en el turismo forja el desarrollo sostenible de la economía, disminuye la pobreza, mejora la política turística e incluso la ética del sector. También promueve el consumo responsable. Trabajar el turismo desde el enfoque de género implica, por tanto, realizar un análisis de género en todas las fases y modelos turístico, que nos muestre con el mayor detalle posible las brechas de género con el fin de fomentar medidas de compensación para eliminarlas. ¿Qué se necesita de parte del sector del turismo? Voluntad política y presupuestos.

Angela: La voluntad política es muy importante, pero ese cambio a nivel de gobernanza requiere muchos trámites y tiempo y serían medidas que van desde arriba hacia abajo. Desde abajo, desde los empresarios del sector y las personas que operan la actividad turística, ¿crees que fomentar la comunicación sobre esta problemática ayudaría a crear conciencia sobre la desigualdad de género? ¿cuáles han sido las estrategias de comunicación más exitosas que has visto por el mundo?

Daniela: Yo creo que también la voluntad política puede forjarse de abajo hacia arriba. Por ello, el turismo responsable tiene que trabajar codo a codo con los movimientos sociales y con las bases comunitarias. De hecho, y contestando a tu pregunta sobre la comunicación, en la mayoría de sitios donde he trabajo las demandas han venido desde abajo hacia arriba, incluidas las estrategias de comunicación. Lamento decirlo, pero a día de hoy no he conocido una estrategia de comunicación consistente del turismo con enfoque de género. La OMT realizó un trabajo de comunicación en 2011 – 2012, pero la comunicación terminó debido a la pausa con el trabajo de género la comunicación terminó; Cabo Verde ha hecho un gran trabajo gracias a ONU Mujeres-Cabo Verde y las autoridades del turismo que han demostrado un gran interés, en España y gracias al libro «Las que limpian los hoteles» se ha promovido un importante trabajo de comunicación, El Foro de Turismo Responsable hizo algunos eventos de género y turismo, tal como lo está haciendo la ONG CIC BATÁ.

Daniela: Recientemente has estado trabajando en Nicaragua y Cabo Verde, ¿compartirías con nosotros alguna historia sobre mujeres emprendedoras que más te haya inspirado?

Angela: Nicaragua tiene grandes historias. Una de ellas son las mujeres de la reserva de Quelántaro que de manera espontánea han desarrollado un trabajo de género en la gestión del turismo. También podría mencionar a Costa Rica donde tuve la fortuna de conocer a varias emprendedoras comprometidas con el turismo y que están realizando un trabajo excepcional y con mucho esfuerzo y sacrificio.

En mi última visita a Cabo Verde, un país que quiero mucho, tuve la suerte de conocer a Neussa Gonsales quien es la primera dueña de una agencia de viaje, y por ello ha tenido que superar muchas barreras de género. Irónicamente la mayoría de estas mujeres son exitosas en el turismo con un limitado apoyo directo por parte de las autoridades turísticas. ¿Te imaginas lo que podrían hacer con apoyo suficiente y con una política turística con enfoque de género? Maravillas.