Biciclot nace con un objetivo muy concreto: promocionar el uso de la bicicleta con todos los medios disponibles y hacerlo desde una organización de trabajo autogestionada. Su lema es “transformar la sociedad a golpe de pedal”. Laura Basagaña entrevista a su coordinador, Xavi Prat, para conocer qué acciones llevan a cabo y cómo estas cambian la vida de las personas.

Laura: Me gusta el lema de transformar la sociedad a golpe de pedal. ¿Puedes darme ejemplos de acciones concretas que lleváis a cabo para conseguir este objetivo?

Xavi: En primer lugar, todas las actividades dirigidas a promocionar el uso de  la bicicleta, ya sea a nivel escolar, de ocio o a nivel de desplazamientos cotidianos. Así se crea una aproximación de nuestros usuarios a la normativa, la seguridad, el uso cívico, y el funcionamiento mecánico. Por tanto, ganar un nuevo ciclista ya transforma esta sociedad: empoderamiento personal, autonomía, baja velocidad, bajo coste ambiental, bajo coste espacial, bajo coste de mantenimiento y posibilidad de reciclaje… Fantástico.

Pero todavía le podemos dar otra vuelta de tuerca: formar a nuevos profesionales en la mecánica, ya sean personas que no encuentran trabajo en la actualidad y están en fase de reciclaje profesional; o chicos y chicas con dificultades de adaptación, ya sea en centros escolares a nivel social. También facilitamos la búsqueda de empleo consiguiendo porcentajes significativos.

Otra acción es facilitar la salida al exterior y un desplazamiento seguro para personas de avanzada edad: a partir de triciclos conducidos por voluntarios formados específicamente. Muchos de ellos son alumnos de secundaria de diferentes institutos de la ciudad. Así mismo, tenemos programas de aprendizaje para ir en bici dirigidos a niños y jóvenes con diversidad funcional.

Laura: Está claro que con todas estas acciones estáis contribuyendo a crear un mundo mejor para todos. No solo tratáis la bici como un elemento de deporte y de ocio, sino desde una vertiente mucho más social y reivindicativa. Nos hablas de la bici como elemento para el empoderamiento personal, de la formación de nuevos profesionales, de los voluntarios… ¿Nos puedes explicar alguna historia personal que ejemplifique alguno de estos aspectos?

Xavi: Mor Tala, un chico senegalés que estuvo en los campamentos / ocupaciones de la calle Puigcerdà, con muchos otros compañeros africanos. Recogían chatarra y algunos de ellos han acabado formando la cooperativa Alencoop. Finalmente pudo entrar en un curso pre-laboral de mecánica. Su habilidad y su forma de trabajar y relacionarse nos llevaron a invitarlo a participar como ayudante en algunos talleres. Poco después lo contratamos como mecánico y también como pintor de cuadros de bici, ya que es un trabajo que hace con mucho detalle.

También tenemos un convenio de cooperación con la ONG Bicicletes Sense Fronteres (Bicicletas Sin Fronteras). Con la ayuda de voluntarios hemos reciclado, arreglado y finalmente enviado 200 bicicletas a Senegal, para uso de escolares y de la población en general. Mor Tala ya fue a Senegal con Ferran, educador – mecánico de Biciclot. Estuvieron una semana para marcar las pautas de actuación y luego Ferran volvió a Barcelona. Mor Tala se quedará allí 3 meses, reparando bicis y formando a un compañero senegalés, que se encargará de un taller de mantenimiento y reparación mecánica allí, en Senegal. En otras palabras, Mor Tala está contratado por Biciclot, trabaja como cualquier otro y, además, todo lo que ha aprendido lo puede devolver a la población de su país, en forma de conocimientos y actitud. ¡Es un gran compañero de trabajo!

Un ejemplo de empoderamiento y solidaridad, pero también un ejemplo de que la gente que llega a Europa solo necesita una oportunidad para poder mejorar su futuro.

Laura: Gracias por compartir con nosotros este ejemplo. Podemos decir pues que Biciclot es, además, un espacio intercultural y de intercambio de experiencias y conocimientos entre las personas. ¿Cómo valoran vuestros usuarios este valor añadido que ofrecéis, todo este trabajo que lleváis a cabo para construir una mejor ciudad para todos?

Xavi: Creemos que lo valoran de forma muy positiva: ya sea a partir de los formularios de valoración, después de la realización de los servicios o actividades; ya sea boca a boca. Nuestros usuarios están muy contentos y además valoran esta parte de proyecto social que está inmersa en todo lo que hacemos.

Entidades y personas se ponen en contacto con nosotros, para saber las planificaciones de los diversos servicios y actividades con mucha anterioridad a la fecha. Cada vez son más las administraciones locales que están contactando con nosotros para reproducir proyectos formativos, con el objetivo de crear estructuras semejantes a la nuestra en sus ciudades. Y el ofrecimiento de muchas personas para participar voluntariamente en lo que hacemos es cada día más numeroso.

Laura: Comentas que cada vez hay más administraciones locales interesadas en propuestas como la vuestra. ¿Dirías que el sector público es cada vez más consciente de la necesidad de involucrar a la población local en el desarrollo económico, social y cultural del territorio? ¿Cuál es tu visión desde Biciclot?

Xavi: Desde Biciclot vemos que este acercamiento es cada vez más real. Desde el apoyo a Can Batlló, al proyecto de Can Calopa, Taula Eix Pere IV, Mercat ImPorta y muchas otras iniciativas. Al menos en esta ciudad y con el gobierno actual. En otras ciudades también se están moviendo: Madrid, Zaragoza, Valencia… por ejemplo.

Nuestro proyecto de rehabilitación del inmueble de Can Picó es un ejemplo a nivel de Catalunya y de todo el estado, a nivel de proyecto conjunto de la administración (Ayuntamiento de Barcelona, Distrito X y Comisionado de Economía Solidaria) y una pequeña cooperativa de trabajo e iniciativa social. Este nivel de colaboración entre la administración y una entidad de la economía social era impensable hace unos años. Desde otros lugares de España nos invitan a explicar nuestra experiencia, lo que nos sitúa como propuesta innovadora.    

Laura: Esto demuestra que estáis  haciendo las cosas muy bien, ¡felicidades! De cara al Festival Vilamón, ¿nos puedes explicar qué actividades tenéis preparadas?

Xavi: Haremos una yincana en el Parc de l’Escorxador: un circuito de habilidades con diferentes obstáculos y pruebas que habrá que superar. También incluiremos un tramo más “off-road”, entre los árboles y aprovechando el suelo de arenisca.

Además, hemos preparado un itinerario que saldrá y volverá a nuestro local Biciclot-Marítim, situado en el Paseo Marítimo de Barcelona, en el que conoceremos diferentes proyectos de carácter social y donde descubriremos dos contrastes del distrito. Por un lado, la ciudad nueva, con edificios construidos a partir de las Olimpiadas y el Fórum; y, por otro, unos barrios afectados por la discontinuidad y el proyecto 22@, el turismo masivo, pero donde la población más autóctona quiere luchar para utilizar temporalmente los espacios y edificios paralizados, la recuperación del patrimonio histórico, el freno a la gentrificación, la fiscalización de la planificación adecuada a nivel urbanístico y a nivel de movilidad. Y, sobretodo, mantener el carácter de los barrios.